Cura Malal: “Un Pueblo… una historia”

Contada por Jorge Barker al cual le agradecemos su colaboración.

 

 

Historia de las Instituciones

 

 

Estación Cura Malal

Inaugurada en 1883, la estación estaba dentro de los campos pertenecientes a estancias y colonias Curamalán. El tren pasaba por las estancias cargando cuero, cereales y tasajo que llevan hasta Bahía Blanca y desde es puerto hacia Inglaterra.

 

Sala de Primeros Auxilios

Es una de las primeras casas construidas en Cura Malal, antes de ser la sala de primeros auxilios funcionaba una casa de semillas fiscalizadas. El edificio pertenecía a la Familia Sánchez quien se la vende a la Familia Lau. En 1951 se inauguró la sala de primeros auxilios y el teléfono público siendo el primer Enfermero Carlos Méndez.

En sus comienzos la sala tenía sala de espera y contaba con el servicio de internación. Diariamente venía un médico de Arroyo Corto. Este servicio debió complementarse con una enfermera diplomada y con conocimientos en obstetricia, llega al pueblo a ocupar ese puesto la señora Asunción Duran. Otra enfermera que atendió en esta sala fue la señora Delia Sallefranque de Cabulia.

Cuando el médico de Arroyo Corto deja de prestar sus servicios comienza a atender el Doctor Alberto Traveria quien lo hace durante seis o siete años aproximadamente (desde 1957 hasta 1963), recientemente atendieron en esta sala el Doctor Coria, el Doctor Mainini y la Doctora Blanca de la Vega; actualmente, ningún médico atiende la sala.

Estando como Intendente del Distrito de Coronel Suárez el Coronel Pedernera pide al señor Jorge Barker que presente un plano de cómo debería ser la sala de primeros auxilios de Cura Malal, éste propone dividir el enorme salón que funcionaba como sala de espera en: baño, consultorio médico y una sala de espera con dimensiones más reducidas. La obra finalmente se lleva a cabo estando como intendente el señor Ricardo Wagner.

 

Casa de la Patrulla Rural

En un principio funcionó en este lugar el correo, los dueños de la casa eran los señores Sánchez. Actualmente funciona la Patrulla Rural estando a cargo del Subteniente Primero Carlos Ramos.

 

Almacén de Ramos Generales

Conocido como “el almacén de Tesoro”, en sus comienzos se inauguró con el nombre Almacén Cura Malal siendo dueño el señor Enrique Matew. El segundo dueño del almacén fue el señor Sánchez, cuando este quiso retirarse le vendió el almacén a dos empleados, los señores Vicente Prado y Mario Gallioti. En 1948 Gallioti se retira y sigue trabajando Prado en el almacén; cuando éste fallece, lo hereda un sobrino suyo, Tesoro, quien lo mantiene abierto hasta el día de su fallecimiento ocurrido en el 2007.

 

Carnicería

Es la casa más antigua de Cura Malal, pertenecía a Estancias y Colonias Curamalán. Cuando comienza a crecer el pueblo y deja de pertenecer a la estancia, sigue funcionando como carnicería durante varios años para satisfacer las necesidades de los habitantes.

 

Herrería

Pertenecía al señor Emilio Mastrocola; su función era de mantener en condiciones las herramientas de campo (arreglo de arados, de carros tirados por caballos).

 

Primera Escuela de Cura Malal

Se inauguró por disposición del Ministerio de la Provincia de Buenos Aires con el número 6 en 1889. Estaba inserta en el establecimiento denominado “Estancias y Colonias Curamalán”. La escuela funcionó en esta casa por pocos años. En sus comienzos tenía aproximadamente unos veinte alumnos.

 

Segunda casa donde funcionó la Escuela

Pertenecía al señor Enrique Matew. En esta casa funcionó hasta marzo de 1907 ya que en abril de es mismo año la escuela se trasladó al edificio en el que actualmente funciona.

En la actualidad, el servicio educativo es de Jornada Completa, ofreciendo a sus alumnos clases de computación, música, plástica, inglés, educación física y biblioteca.

 

Club Juventud Unida

Comenzó a funcionar entre 1918 y 1920 aproximadamente como un club de mujeres con el nombre “Club Féminas” quien le dona el tinglado que le pertenecía a una comisión de jóvenes cuyo nombre era La Juventud Unida. En 1921 reciben el nombre de Club Social Juventud Unida. El 1º de agosto de 1941 y luego de mucho esfuerzo concluyen la obra de mampostería. En 1943 obtienen la Personaría Jurídica y el club escribe su estatuto.

La actividad principal que se llevaba a cabo era la práctica de fútbol. Actualmente no se desarrolla ninguna actividad deportiva debido a la escasa cantidad de habitantes; sin embargo, el club continúa desarrollando otras actividades sociales.

 

Capilla del Perdido Socorro

Corría el año 1945, cuando un grupo de vecinos de la localidad y del campo, incentivados de algún modo por las autoridades parroquiales, comienzan a reunirse con un fin: construir un templo donde poder oficiar misas.

Cuando sale a la luz esta idea, se origina entre los vecinos ciertas resistencias por varios motivos: algunos por intereses particulares y otros porque pensaban que la obra era prácticamente monumental para el pueblo y no llegaría a culminarse. Luego de algunas discusiones, triunfa la idea original “se construirá una capilla”.

Comienzan las reuniones apoyados en todo momento por el párroco de Coronel Suárez, el Padre Retenaga, a quien le agrada sobremanera la iniciativa.

Primeramente se forma una comisión Pro-Capilla, integrada por los siguientes señores:

Presidente: Alejandro Schwindt

Vicepresidente: José Sánches

(no se pudo establecer los otros cargos, si las personas)

Otros integrantes: Clemente Weth, Pascual Mendoza, Domingo Balzi, Adán Recofsky, Miguel Ruppel, Mario Gaiotti, Vicente Prado, entre otros.

Esta comisión trabaja lo indecible, recorrieron todas las chacras de los alrededores solicitando donaciones. La construcción del templo demandó un año y cuatro meses hasta que por fin el 20 de julio de 1947, el Exmo. Monseñor Dr. Germiniano Esorto, bendice el templo.

La elección de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, como patrona de la Capilla fue por iniciativa de los Padres Misioneros Redentoristas que frecuentaban la zona en función evangelizadora.