La gran discusión

Tenemos una discusión eterna en el pueblo. ¿Cómo se llama?... Y la verdad es que nunca nos ponemos de acuerdo.

Pero… está muy bien tener tantos puntos de vista y tantos nombres diferentes, ya que nos permite elegir, discutir, intentar llegar a un acuerdo. Y como nosotros también queremos sumarnos a la discusión, investigamos un poco para aclarar o “no tanta discusión.

El verdadero topónimo es Curamalal.

Topónimo: Curamalan o Curamalal.

Etimología: Araucano.

Su traducción varía con la escritura. Kura es “piedra” y Kurru “negro”, Malal “corral cercado”. Otros antecedentes como “Curamalal” aparece en este partido la estación del Ferrocarril Gral. Roca y como “Curamalan” o “Curamalal” o “Curá-Malal” (grande) corresponde en Coronel Suárez a un arroyo que nace en el valle de las Sierras de Curamalal y Sierras de Bravard al norte del Cordón Hinojo Grande. Varios son los brazos en el nacimiento, cruza de sur a noroeste y pasa por la estancia El Monolito, entrando en el Partido de Coronel Suárez, en el Cuartel VI, siguiendo luego hacia Guaminí.

Al cruzar este Partido pasa por la estancia y estación del mismo nombre y luego por La Cascada de Perkins. Luego se abre en dos desembocando al oeste junto al arroyo Cochicó en la laguna del mismo nombre y el brazo este en la Laguna Alsina (Partido de Guaminí).

Fuente consultada: Topónimos Indígenas de R. Casamiquela, C. Derieul, José Thill (pág.75)

 


Jorge Fructuoso Barker: el libro del pueblo

Nació en Guaminí en el año 1933. a los 6 años llega a Curamalán, junto a sus padres y hermanos. ¿Motivo? Su padre había nacido en este pueblo y ansiaba volver. ¿Porqué? Por una propuesta de trabajo en la estancia La Cascada. Jorge terminó 5º año el 30 de noviembre y el 1º de diciembre del mismo año, con 14 años, comenzó a trabajar en la administración de La Cascada durante 37 años. Se cassó con una conocida del pueblo con la que tuvo 2 hijos. Su señora fue maestra y directora de la Escuela Nº 6 hasta que falleció en el año 1977. el hace mención especial y pone en primer lugar a la institución escolar.

Fue accionista de la banda “Remembranzas” que se formó en La Cascada y recorrían la zona con dos guitarras, un acordeón a piano, un bandoneón, un bombo, una batería (que era de su propiedad) y dos cantores.

Nos cuenta que nunca quiso irse del pueblo, que su sueño es todo por y para Cura Malal, que progrese… pero sabe que eso es muy difícil, porque no hay fuentes de trabajo y porque no hay mano de obra. Todo se lo llevó la tecnología.

Pero a pesar de todo… Cura Malal sigue subsistiendo con sus 122 habitantes.

 

El pueblo a través de los recuerdos de Jorge:

El edificio más antiguo data de 1900 aproximadamente y funcionaba una carnicería.

Aparte había:

6 almacenes (Panchito, Almacén Grande, Balbino, Leonard, Rolhaiser y Olmedo)

2 herrerías (Mastrocola y su tío enfrente)

2 hoteles

2 peluquerías, tienda

2 panaderías

2 carnicerías (una en la casa actual de Barreiro y la otra frente a la casa de Barker)

Zapatería (actual casa de los Curas, con taller de reparación de calzado)

2 verdulerías (Familia de Teresa Maccari y Abelaira)

Lechero puerta a puerta

Destacamento policial, con 3 policias (en la casa que hoy ocupa la Familia Flores)

Carpintería (2 galpones con 12 empleados)

La Escuela Nº 6 se creó en el año 1889. Primero funcionó en la casa que actualmente ocupa Martel (atrás de la estación), luego en lo de Matheus (actual casa de Pety, frente al Club) y por último en el edificio actual, que en abril de este año 2007 cumplirá los 100 años de inaugurada.

El 31 de agosto La Capilla cumple 60 años. El 26 de mayo de 1936 se ofició la primera misa en una fonda (que lamentablemente ya no existe) ubicada frente a la estación en la misma cuadra que ocupa la Sala de Primeros Auxilios.

En agosto de 1972 se inauguró la ruta Nº 67.

La Cascada de Perkins tenía 130 empleados fijos y 200 en épocas de cosecha, compraba 35 kg de pan. Poseía cancha de pelota paleta, tenis, dos de fútbol, bochas una capilla que construyó la Señora de Perkins para los restos mortales de su esposo.

En las fiestas patrias se realizaban carreras de sortija.

El 9 de agosto de 1959 se realizó la primera doma. El potro destacado se llamaba Rock And Roll y lo mostró Luis Silvera.

Habían dos equipos de fútbol. En los años 55, 56 y 57, salieron campeones invictos.

Existían dos clubes: Féminas (integrado por mujeres) y Club Juventud Unida. Por problemas entre los integrantes Féminas se disuelve y dona el terreno y el edificio, que en esos momentos tenía el techo, a C.J.U., que debía hacerse cargo de pagar el resto, y que siempre alquilaba los galpones del Ferrocarril.

El nombre “Juventud Unida” data del 1800. inicialmente formaron una comisión de 15 a 20 integrantes. Contrataban la orquesta, compraban bebidas y masas. Se repartían los gastos entre los miembros de la comisión. No se cobraba entrada ni consumisión.

¡¡Muchas gracias, Jorge!!

 


Un Tesoro: Almacenero en Cura Malal

Tesoro llegó a este pueblo en el año 1942, teniendo 14 años y para cuidar a un tío soltero que poseía un almacén de ramos generales. Este tío estaba enfermo de úlcera y fue operado en el Hospital Inglés por los dos mejores médicos de la Argentina y vivió los 81 años.

Tesoro le ayudó a su tío y también durante 20 años fue camionero ocasional llevando bolsas, repuestos de “Siam di Tella”. Conoció ciudades como Bariloche, Zapala, Comodoro, El Chocón, San Antonio Oeste. Tuvo varias novias, hasta que a los 26 años conoció a una suarense que le hizo desistir de la idea de volver a Barracas (Bs. As.). De esa unión nació un hijo. Por esos años los habitantes de Cura Malal se divertían en los bailes o carreras de caballos.

En la estancia La Curamalán había 100 empleados, en La Cascada 130, y en La Alhucema 70 empleados. Las familias eran muy numerosas, nos relata Tesoro, como los Bohn con 22 hijos y las demás con 18, 17 y 14 hijos.

Había dos cuadros de fútbol, 1º y 2º, un tren que pasaba 4 veces por día, un colectivo diario, revistero, dos comisionistas, dos panaderías, dos carnicerías, dos verduleros, lechero. Todo puerta a puerta.

Tesoro vivió su niñez en Barracas (Bs. As.) y fue testigo de la revolución y toma del poder de Rawson (militar), donde presentó su renuncia Irigoyen, presidente radical. Nos cuenta que fueron momentos de mucho desorden e injusticias.

Anécdota que recuerda: los domingos, luego del partido, se reunían en el almacén, Tesoro era el más joven de los seis empleados y “el comodín”. Un cliente (Zamora) le pide una cerveza negra, luego otra y otra. Al rato lo llama y le habla en forma intendible. Por lo cual Tesoro le pide que le repita. Zamora vuelve a balbucear y Tesoro vuelve a pedirle que le repita lo dicho. Ante esto, Zamora se enoja y le grita. Tesoro se aleja corriendo. El cliente se marcha. Le preguntan a Tesoro que había sucedido, él relata lo acontecido, ante lo cual le exclaman: -Ya sé… no te las pagó ni te las va a pagar tampoco!!

Esta es una parte de la historia de un joven que llegó a Cura Malal y se quedó en el pueblo.

¡¡Gracias Tesoro!!

Por formar parte de esta comunidad.

Y por el tiempo que nos regaló…