historia proyectos hospedaje archivo la tranca contacto mapa enlaces

 

 

Como quien mira una espera

de José Larralde
 
 
 
 
Ayer lo vi que pasaba
bajando el Curamalal
esquivándole al toscal
buscando la paja brava
llevaba al cinto la pava
y el de barrera en la mano
y parecía un aeroplano
cuando el viento le pegaba
bajando el Curamalal
ayer lo vi que pasaba.
 
No le pregunte siquiera
de donde y pa' donde iba
que ni va a gastar saliva
me dije cuando me viera
y así fue de tal manera
no atiné ni a saludarlo
y me dediqué a mirarlo
como quién mira una espera
de donde y pa' donde iba
no le pregunté siquiera.
 
No le cierre la tranquera
al dueño del horizonte
me dije olfateando el monte
con resto de primavera
no le adjudique trinchera
que naides quiere esconderse
y alcanza con no moverse
pa' andar una vida entera
al dueño del horizonte
no le cierre la tranquera.
 
(recitado)
Anduvo buscando el cielo
dende que era borreguito
y vivió mascando un grito
por el nunca de un anhelo
pa' no remontar el vuelo 
se enredó entre la gramilla
y es como una gran astilla
que se mueve por el suelo
dende que era borreguito
anduvo buscando el cielo.
 
De tiempo en tiempo lo veo
subiendo o bajando el cauce
o chiflando bajo un sauce
chuzeando al bicho feo
horas y horas y el deseo
que algún bagre se suicide
o alguna perdiz descuide
el rumbo de su aleteo
subiendo o bajando el cauce
de tiempo en tiempo lo veo.
 
Ayer lo vi que pasaba
bajando el Curamalal
esquivándole al toscal
buscando la paja brava
llevaba al cinto la pava
y el de barrera en la mano
y parecía un aeroplano
cuando el viento le pegaba
bajando el Curamalal
ayer lo vi que pasaba.
 
(recitado)
Como los arroyos el hombre
suele ser un montón de recovecos
baja la vida con apenas un murmullo.
El hombre de las nutrias sabe de eso
por eso palpita junto al corazón del agua.